31.3.07

De Zacatecas A Montes

Sotero Francisco Montes Varela puede no ser un nombre muy famoso en el Mundo, tampoco en México o en su natal Zacatecas. Una busqueda rápida en Google apenas encuentra algunos resultados, mayormente del SIEM o de la Sección Amarilla, donde todo parecería apuntar a un empresario de la industria del vidrio.


Desgraciadamente, la historia de esta persona, que normalmente omite su primer nombre y es mas conocido simplemente como Francisco Montes o simplemente Pancho Montes tiene otro capítulo, capítulo en algunos sentidos mas satisfactorio y lleno de logros que el de aquel empresario, pero cuyo punto cumbre es por muchos desconocido, insospechado o simplemente no importante.


Francisco Montes fué, en las décadas de los 60's y 70's, un jugador profesional de Futbol Soccer en México, que a pesar de nacer en Zacatecas y darse a conocer en Monterrey, logró sus principales cosechas, tanto futbolísticas como amorosas, en el estado de Veracruz.


Su historia completa como jugador me es mayormente desconocida, y hasta hace unos días me era absolutamente nada interesante, de no ser porque la vida puso en mis manos un poco de esa historia, a través de recortes y fotografías, que solo me intrigaban más y más en la historia de este espigado personaje.


De lo poco que sé, es que fue con los Tiburones Rojos del Veracruz donde consiguió sus mayores alegrías como futbolista, y a pesar de que le tocó una época mala en la historia de los escualos, logró jugar la final del 65-66 contra el America, la cual perdieron los de rojo.


Pero el siempre se caracterizó por ser uno de los mejores defensas centrales Mexicanos de su época, lo cual lo llevo a formar parte de la Selección Mexicana de Futbol en vísperas de la Copa Mundial de Futbol de 1970. Su constancia, elegancia y fineza, su excelente juego aereo y seguridad lo llevaron a portar el No. 4 como fijo en el Tri y consolidarse como titular indiscutible.


Y a pesar de la calificación directa que implicaba para México el ser anfitriones, dieron una gran previa de partidos hacia el mundial, venciendo a varias potencias europeas y luchando contra brasileños y otros grandes en el campo. Según me cuenta su esposa, Lulú Islas Luna de Montes, le tocó marcar al mismísimo Pelé.


Pero al llegar la fecha ansiada, el partido de inauguración, un hecho inesperado e incomprensible, al menos tras 37 años de sucedido, se atravesó en su sueño. Su natal Zacatecas y su hermano, se encargaron de obsequiarle a Paco Montes un bastante peculiar Volkswagen convertido en Tachón (Zapato de Futbol) para la gran ocasión que se avecinaba, y este, sin titubear, pensó en lucirlo en la inauguración misma del magno evento para disfrute de todo el mundo. El recorrido se hizo, de la mano del hermano de Francisco, que condujo con gusto el gracioso automovil decorado con la leyenda "De Zacatecas a Montes" por encima del pasto del estadio Azteca.


Esto encantó a mas de uno, a mas de mil, probablemente a todo el estadio y a gente de todo el mundo que observaba el evento con admiración en su televisor, a todos menos al entrenador de la Selección Mexicana, el Sr. Raúl Cárdenas, quien inmediatamente mandó avisar a Montes que su medio de publicidad se habia pasado de la raya, que si queria lucirse lo hiciera encima de su zapato, porque no iba a jugar. En su lugar entró el "Kalimán" Guzman, jugó todos los partidos y hasta se grabó en la mente de muchos, lugar que tal vez merecía mucho mas el 'Flaco' Montes.


Historias como esta, existen cientos, tal vez miles, el Mundial de Futbol de 1970, como cada Mundial, como cada torneo de Futbol, como cada equipo, como cada deporte, son cosas donde la coincidencia, el azar, y la suerte, se imponen ante la justicia y la razón. A Francisco Montes le tocó ver el Mundial desde la tribuna y la banca, le tocó pensar en otras vías de realización personal, y lo logró, entre el y su esposa levantaron el ahora emporio de la Fotografía y los cambios de look Estudio Montes (http://www.estudiomontes.com.mx/)que conocen miles de personas en Monterrey y tal vez en todo México, y sin ser muy conocido, Sotero Francisco Montes Varela esboza siempre una sonrisa que habla de una vida llena de satisfacciones. Esa sonrisa me la contagió a mi desde el día que lo conocí, desde el día en que me volví su maestro de computación y hasta ahora que sin exagerar le digo una vez mas que ha sido uno de mis mejores y mas dedicados alumnos, porque a sus mas de 60 años, tiene la misma curiosidad y entusiasmo por la computación que aquel que algun dia tuvo por el balón.

3 comentarios:

Octavio Montes dijo...

Muy interesante la historia, ya la habia escuchado antes, pero no con tanto detalle, es una lastima que por envidias no haya podido demostrar lo que podía hacer, pudo haber cambiado el rumbo del partido.
Saludos

b dijo...

tendrás mas fotos de Paco Montes?

Arturo Staarthof dijo...

YO TUVE EL HONOR DE TRATARLO HACE CASI 35 AÑOS Y ES UN CABALLERO.TUVE EN MIS MANOS LA PLAYERA NUMERO 10 DE PELE QUE SE LA OBSEQUIO AL SR MONTES EL MISMISIMO O´REY Y QUE CUANDO EL TERREMOTO DE 1985 LA DONO EL SEÑOR MONTES PARA QUE SE SUBASTARA PARA LOS DAMNIFICADOS DEL SISMO. FTE ABRAZO Y LARGA VIDA A PACO MONTES